Connect with us

Gaming

Revisión: Assassin’s Creed Valhalla: Wrath of the Druids

Published

on

La saga de Assassin’s Creed se ha consolidado como una de la favoritas de los usuarios en los último años.

La formula empleada de usar un mundo abierto y aplicar un estilo de aventura / RPG que vimos por primera vez en Origins, posteriormente en Odyssey, y más recientemente en Assassin’s Creed Valhalla, tuvo tanto éxito que cada una de ellas ganaron expansiones DLCs. En Origins, surgió Curse of the Pharaohs, en Odyssey presenciamos muchas aventuras en The Fate of Atlantis, y ahora en Valhalla surge Wrath of the Druids, la primera de las dos expansiones que se han prometido para el juego.

En este DLC, Eivor viajará a Irlanda, donde intentará forjar nuevas alianzas con los fracturados reyes de la isla. La premisa y la historia en sí son bastante predecibles, pero es una historia bien contada, con numerosos guiños a la historia y el folclore irlandeses. La campaña comienza en Dublín -en este momento un puerto comercial vikingo- antes de ofrecerte una excusa para recorrer las onduladas colinas esmeralda y los pantanos neblinosos de Irlanda.

Aunque no se llega a ver toda la isla, se trata de un mapa grande, del tamaño de dos o tres territorios ingleses del juego principal. Con sus ruinas druídicas, su paleta de colores extremadamente verde y sus magníficos atardeceres púrpura, Irlanda tiene su propio aspecto. El clima, además, marca una diferencia sorprendentemente grande; las lluvias casi perpetuas dan a la aventura un aire sombrío, e incluso hay arcoíris dinámicos que contemplar (una primicia en los juegos de mundo abierto, por lo que sabemos).

En definitiva, este es el mapa más grande de todas las expansiones de Assassin’s Creed, y está salpicado del tipo de actividades que los jugadores habituales esperarían. Hay pruebas de combate que conquistar, artefactos que encontrar y campamentos de bandidos que reventar. Sin embargo, hay una nueva adición, en forma de puestos de comercio. Sólo hay un puñado de estos asentamientos abandonados repartidos por el mapa, pero al capturarlos, podrás desarrollar la red comercial de Dublín.

Fuera de la historia principal (a la que llegaremos en un momento), aquí es donde Wrath of the Druids se vuelve adictivo. Más comercio significa que más productos exóticos llegan a los muelles de Dublín, y así poco a poco desbloqueas una serie de nuevas armas y armaduras de todo el mundo. Pasamos un buen puñado de horas haciendo contratos (misiones repetibles y aleatorias) y entregando suministros sólo para poder mejorar nuestro equipo. Y en ese sentido, el DLC no decepciona. En particular, hay un par de objetos “míticos” que hacen que Eivor sea casi invencible, pero no los desvelaremos aquí.

Vale la pena señalar que tampoco es necesario hacer un gran esfuerzo. El menor tamaño del mapa de Irlanda, comparado con el del juego principal, hace que todo parezca más ágil y esté mejor conectado. Es una expansión muy cohesionada, y con una duración de unas 20 horas aproximadamente.

Incluso si te limitas a la historia principal, Wrath of the Druids tiene mucho que ofrecer. De nuevo, es probable que veas los puntos específicos de la trama desde una un punto más distante, pero el simpático elenco principal de personajes y algunos escenarios fuertes hacen que sea un viaje agradable.

La campaña también tiene un toque de terror, ya que busca incorporar el lado más espeluznante del folclore pagano. Con un peligroso culto druídico al acecho por todo el campo, Eivor tiene que investigar una serie de extraños sucesos. Desde bosques con una niebla premonitoria hasta aldeas inquietantemente tranquilas decoradas con cráneos de animales, Wrath of the Druids tiene un aire claramente ominoso que lo diferencia de las aventuras inglesas de Eivor.

Y en lo que respecta al combate, la expansión aumenta la dificultad. Los oponentes de élite tienden a ser mucho más comunes que en el extranjero, y varios enemigos druídicos nuevos pondrán a prueba tus habilidades con ataques diabólicos y habilidades furtivas. De hecho, algunos de estos nuevos enemigos utilizan armas envenenadas y gases alucinógenos para sacar lo mejor de Eivor, y parecen ser más agresivos que el adversario medio. Todo esto da lugar a algunos encuentros sorprendentemente intensos, así como a una serie de divertidos combates contra jefes.

Conclusión

Assassin’s Creed Valhalla: Wrath of the Druids es una de las mejores expansiones de la serie. Ofrece una atractiva pero oscura representación del mundo abierto de Irlanda, y aporta una intrigante historia combinada con el folclore de la región. Las nuevas armas y armaduras obtenidas por combate o en misiones mejoran tus habilidades, mientras te desplazar por un ambiente lleno de detalles y desafíos . Si ya eres un fan de Valhalla, esta aventura en la Isla Esmeralda debe estar en tu colección.

Copyright © 2003 - 2021 ONE DIGITAL